A todas nos gustaría tener la piel perfecta, sin hoyuelos, ni celulitis, borrar la piel de naranja de nuestros muslos. Mirarnos al espejo y que éste nos devuelva una imagen como surgida del Photoshop. Pero, la realidad es que no somos perfectas, y la mayoría tenemos celulitis, en menor o mayor medida. Podemos aceptarla o podemos combatirla, pero debemos evitar obsesionarnos ya puede llegar a afectarnos a la autoestima.

La celulitis no es una enfermedad, pero uno de los problemas más frecuentes y graves que puede producir  es la baja autoestima. Esto va más allá del tema puramente físico, porque supone una percepción negativa de una misma, que puede llegar a limitarnos en la vida diaria. Nos puede hacer no disfrutar de la vida, dejar pasar oportunidades de pasarlo bien, como ir a la playa o a la piscina por no enseñar el cuerpo. No nos apetece nada que nos vean, y pensamos que nos están juzgando y criticando, porque la más severa contigo misma eres tú misma.  Avergonzarnos de nuestro cuerpo y taparlo, no es la solución.

Sin duda, está bien querer estar lo mejor posible, sentirnos atractivas, guapas y sexys, pero sin llegar a obsesionarnos y, sobre todo, sin poner nuestra salud en riesgo. Lo primero es  quererse mucho a una misma. Eso te llevará a cuidarte, a comer bien, a mimarte  y no ser tan tremendamente exigente contigo misma.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es lo que creemos y sentimos acerca de nosotras mismas, lo que pensamos sobre nosotras, la valoración que nos auto-realizamos.

¿Tienes baja autoestima debida a tu celulitis? ¡Señales de alarma!

  • Te sientes poco atractiva. No te ves guapa. Solo ves tus defectos.
  • No tienes seguridad en ti misma.
  • Necesitas la aprobación de los demás con mucha frecuencia.
  • No te sientes feliz, bien con tu cuerpo, te gustaría cambiar muchas cosas de ti.
  • Has dejado de cuidarte, no te arreglas como antes. Te has empezado a abandonar, has tirado la toalla.
  • No te esfuerzas por conseguir cambiar lo que no te gusta de tu cuerpo, de antemano crees que no lo vas a lograr e incluso eso te lleva a comer cosas que luego te dan cargo de conciencia.
  • Vas a comprar ropa y no te compras lo que te gustaría, porque quieres ocultar tu cuerpo en lugar de lucirlo (no confundas esto con elegir la ropa que mejor se adapte a tu fisonomía y realce lo más bonito de tu cuerpo)
  • Te cuesta acabar lo que empiezas (dieta, ejercicio, tratamientos…) ya que te desmotivas con mucha facilidad
  • Sólo te fijas en lo que no te gusta de ti, en lugar de pensar en lo bueno que tienes.
  • Te sientes evaluada casi constantemente en situaciones sociales y te preocupa mucho lo que piensen los demás de ti.
  • Envidias a otras mujeres, su cuerpo, la ropa que se pueden poner… No te fijas es las que están como tú o peor, solo en las que tienen el cuerpo que tu desearías tener. Algunas de estas mujeres tienen la suerte de estar entre el 10% de las mujeres que no tienen celulitis, pero otras, lo consiguen a base de mucho esfuerzo.

Si te sientes así, puede que otros de tus problemas vengan de esta baja autoestima que te ha provocado la celulitis. Intentemos ponerle solución para que empieces a valorarte y a creer en ti.

A parte, tienes herramientas para combatir la celulitis, que también te ayudarán a verte mejor y mejorar tu autoestima. Al ponerte en acción para mejorar aquello que no te gusta, y notar que va funcionando, empezaras a sentirte mejor contigo misma. Y entrarás en una rueda de autoconfianza, que te hará sentirte muy bien.

Consejos para aumentar la autoestima

1 Deja de machacarte y torturarte

No seas tan autoexigente, solo te conduce a sufrir. Tienes que ser realista tanto con tus virtudes como con tus defectos. No eres perfecta (nadie lo es), pero la intención no es serlo. El objetivo es ser feliz.

Para lograr ser feliz, debes aceptarte tal y como eres. Es importante ser consciente de lo bueno que tienes, de lo buena que eres. ¿ha donde te conduce no pensar así? solamente te lleva a sufrir y a perderte cosas buenas de la vida.

2 Piensa en positivo

Cambia el ”no puedo” por “voy a intentarlo”, “voy a tener éxito” “me va a ir bien”. Parece un tópico pero forzarse un poco nos puede ayudar a salir de la dinámica negativa.

3 Ponte metas realistas

Y que puedas cumplir. Metas a las cuales sea relativamente fácil llegar. Poco a poco las puedes ir aumentando, y verás que paso a paso estas consiguiendo lo que te has propuesto. Si fracasarás, aprendamos de ello sin culparnos de nuestros errores, ya que fallar es una manera de saber cómo hacerlo de manera distinta la siguiente vez. Atrévete a afrontar retos.

4 No te compares

Cada mujer es un mundo y no hay nadie como tú, eres única y maravillosa, irrepetible. Céntrate en ti. En tu vida. Ámate, quiérete mucho. Envidiando e idealizando al resto lo único que conseguirás es sentirte desgraciada.

5 Acéptate

Escribe una carta en la que describas todo aquello que no te gusta de ti, y todo aquello de lo que te sientes culpable. No te dejes nada. Léela con atención y valora lo que puedes mejorar. Despídete de esa carta y pártela en mil pedazos. A partir de ese momento empieza de cero, con todo lo que has aprendido pero dejando atrás la culpabilidad. Aún estás a tiempo de hacer borrón y cuenta nueva.

6 Haz críticas constructivas acerca de ti misma

Que todo lo que te digas sirva para mejorar, no para estancarse y culpabilizarte.

7 Trátate con cariño y respeto, siempre

Eres lo mejor que te ha pasado, así que demuéstratelo. Tienes derecho a ser feliz.

8 Regálate tiempo

Haz actividades que te hagan feliz.

9 Supera tus lastres

No vivas arrastrando hábitos que no te gustan. Por ejemplo, si comer unas galletas o un picoteo poco saludable te hacen sentirte culpable; toma el control de la situación, y ¡no lo compres! Así evitarás la tentación.

10 Cada noche antes de acostarte…

…Piensa en las cosas buenas que te ha traído el día, los retos superados, los errores que has cometido y cómo puedes mejorar.

Intenta, durante 30 días, poner en práctica estos consejos. Ya verás que cuando finalice el mes te sentirás mejor y muchos de los síntomas que sentías desaparecen. Y recuerda, hay una única persona capaz de cambiar tu vida, y esa persona, ¡eres tú!

¡Aprende a quererte a ti misma! Si necesitas un aliado pera eliminar la celulitis, y verte mejor rápidamente descubre el último gadget del mercado que la combate eficazmente.