Celulitis Dolorosa: La Auténtica Razón y su Remedio

Celulitis Dolorosa: La Auténtica Razón y su Remedio

¿Sientes que tu celulitis te duele y no sabes por qué? Es frecuente considerar que la presencia de hoyuelos en los muslos y los glúteos es un problema exclusivamente estético. Pero en algunas ocasiones, la presencia de celulitis va asociada a síntomas como dolor intenso, inflamación y endurecimiento de las regiones corporales afectadas: la celulitis dolorosa.

La causa principal es que el proceso celulítico está comprimiendo algunas terminaciones nerviosas por lo que provoca dolor. La celulitis se produce ante un aumento del líquido acumulado en el tejido subcutáneo, que provoca que aumente el tamaño de los adipocitos (células grasas) y empeore la micro-circulación, afectando finalmente a la pérdida de elasticidad del tejido fibroso. Esto es común a los 3 tipos de celulitis que existen a grandes rasgos, pero luego cada una se caracteriza por tener una características que la definen. En este caso, hablamos de celulitis edematosa.

¿Qué tipo de celulitis es dolorosa?

La celulitis edematosa puede ser dolorosa. Este tipo de celulitis es consecuencia de una retención de líquidos y suele ir acompañada de insuficiencia venosa y linfática en los miembros inferiores (edemas, varices, calambres, pesadez, dolor...)

Este tipo de celulitis tiene una consistencia viscosa con nódulos y es dolorosa al tacto, pero incluso puede llegar a doler espontáneamente.

La "piel de naranja" se aprecia al pellizcar las zonas, o contraer los glúteos por ejemplo. La celulitis edematosa se localiza principalmente en las extremidades inferiores (muslos y rodillas), pero la parte más afectada es la parte inferior de las piernas, que suelen hincharse.

La celulitis edematosa suele aparecer durante los cambios hormonales de la adolescencia y juventud, por lo que es más frecuente en mujeres jóvenes y adolescentes, ya que suele aparecer entre los 20-30 años.
Pero también hay casos de adultos que comienzan a desarrollarla debido a una mala circulación sanguínea o retención de líquidos.
Existen algunos factores que agravan la aparición de la celulitis:
  • la falta de descanso nocturno.
  • el estrés: produce un desequilibrio en determinados neurotransmisores del sistema nervioso central.
  • el sedentarismo: mantener la misma postura de pie o sentada durante periodos de tiempo prolongados afecta al sistema circulatorio.
  • la presencia de una alimentación no equilibrada.
  • Llevar prendas de ropa demasiado ajustada o tacones altos.
  • Sobrepeso u obesidad: La celulitis edematosa generalmente se acompaña de obesidad. La obesidad y sobrepeso se caracterizan por un aumento de grasa en el tejido subcutáneo, haciendo que las células adiposas interfieren con el intercambio intersticial y micro circulatorio normal.

Además, este tipo de celulitis está asociada a un mal funcionamiento de los sistemas circulatorio y linfático. Este último trabaja paralelamente al sistema circulatorio, pero, a diferencia de él no posee un mecanismo que le permita trabajar de manera independiente (No tiene un corazón que le ayude a movilizar los líquidos que debe transportar)

Por tanto, si la circulación sanguínea tiene problemas, también se verá afectado el sistema linfático, pues no recibirá el impulso que necesita para trabajar eficientemente y, por lo tanto, el tránsito de los líquidos y toxinas se hará cada vez más lento, es decir, las sustancias de desecho que transporta el sistema linfático no pueden ser eliminadas por las vías naturales, por lo que se espesan y estancan en los tejidos, formando la molesta celulitis. Este proceso defectuoso se conoce como retención de líquidos.

En el caso de la celulitis edematosa esta retención se vuelve viscosa.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la celulitis dolorosa?

De todos los tipos de celulitis, esta es la menos frecuente, pero también la más difícil de eliminar. En todo tratamiento contra la celulitis se debe ser paciente y constante, no hay resultados milagro.

Existen unos factores que son fáciles de aplicar, con un poco de voluntad:

  1. Dietéticos: Una alimentación no equilibrada en la que predominan las grasas y carbohidratos produce un aumento de insulina que favorece el acúmulo de grasa. Además, el exceso de sal y alimentos ricos en sodio producen retención de líquidos.  La escasa ingesta de fibra produce estreñimiento y aumenta la resistencia venosa de las venas en las piernas, lo que influye negativamente en la circulación. También es importante beber lo necesario para tener una hidratación adecuada. Hay que evitar la comida precocinada, rápida, la "fritanga", alimentos ricos en azúcares o sal, bebidas alcohólicas entre otros.
  2. Estilo de Vida: la falta de ejercicio físico favorece la aparición de la celulitis dolorosa. Evitar actividades que dificulten la circulación (estar sentado o de pie en la misma posición muchas horas). También puede afectar el uso de tacones altos y finos, ropa muy ajustadas... se puede ir guapa y cómoda para el día a día.
  3. Psicológicos: trastornos afectivos, el estrés, la ansiedad, la depresión o el nerviosismo puede provocar un desequilibrio capaz de provocar alteraciones vasculares periféricas, que dificulten la eliminación de agua y sustancias de deshecho de los tejidos y favorecer el desarrollo de la celulitis.
  4. Sobrepeso: Si el dolor ya ha aparecido, puede ser que la celulitis esté acompañada de un sobrepeso y sea la combinación de ambos lo que provoca que las terminaciones nerviosas se vean comprimidas y, como consecuencia, se origine dolor. Dieta saludable y ejercicio nos ayudarán a mejorar este aspecto, de vital importancia también para nuestra salud general.
  5. Tabaquismo: Aumenta los radicales libres y reduce los sistemas antioxidantes. Disminuye la velocidad de la micro-circulación, lo que provoca lipogénesis e hipoxia cutánea, agravando la celulitis.

Adoptar hábitos de vida saludable: ¿es suficiente para eliminar la celulitis edematosa?

En algunos casos puede ser suficiente si se es constante, pero una vez aparece y sobre todo si la causa es genética, es más complicada de tratar.

Si existe una predisposición genética, sería recomendable una valoración médica, porque puede ser necesario aplicar tratamientos como la mesoterapia y las ondas de choque o incluso, la liposucción.

Tratamientos NO invasivos y CONSTANCIA, la clave en la lucha contra la celulitis que produce dolor

La ciencia avanza, y lo hace escuchando las inquietudes, en este caso de las mujeres, por lo que se desarrollaran tratamientos no invasivos, ofreciendo la posibilidad de mejorar e incluso eliminar eficazmente los hoyuelos de la celulitis.

Para evitar la aparición de dolor con la celulitis es fundamental intentar mejorar el estado de la celulitis y evitar su agravamiento.  Para mejorar este estado, es altamente recomendable seguir una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico, tomar alimentos ricos en fibra reduciendo la ingesta de grasas saturadas y aumentando la dieta de contenido proteico con el fin de aumentar la calidad de vida de la persona, facilitar la pérdida de peso y mejorar el estado del tejido adiposo.
También puede ser interesante los tratamientos locales profesionales, como el tratamiento con radiofrecuencia, la carboxiterapia, la ozonoterapia, las ondas de choque o los masajes para mejorar el estado de la celulitis y también mejorar su componente circulatorio.
Los masajes de drenaje linfático son vitales en el tratamiento de la celulitis edematosa, así como al exfoliación en seco. Se trata más de conseguir mejorar la circulación y drenar los líquidos de deshecho de consistencia viscosa que el sistema linfático no está siendo capaz de movilizar por si mismo.
Así mismo, empujar el cuerpo desde el interior con nutricosméticos que permitan mejorar la fibrosis, drenar y quemar grasa, serán grandes aliados en esta batalla.
Te recomendamos los productos de la gama de Glo, que como especialista en el tratamiento de la celulitis, te pueden ser de gran utilidad en tu lucha diaria:
Dispositivo de masaje anticeluliítico Glo910+: para la celulitis edematosa los cabezales más útiles serán el Cellu-Detox para drenar y activar la circulación, y el cabezal de crio masaje Cool Legs. Así como el cabezal exfoliante, Body Brush.
A nivel cosmético, el Serum 910 revitalizante para piernas es ideal, ya que trata el edema y la retención, gracias a sus activos encapsulados y muy concentrados en esta fórmula super-pro.
Los nutricosméticos que más te pueden ayudar son Body 910 Body Sculptor por su acción drenante y quema grasa, y Skin 910 Colágeno Firmeza para tratar la fibrosis.
Y si sufres estrés, te irá de fábula la tisana 28 Night Relaxing Program, para tomar por la noche, evitando el picoteo y favoreciendo un sueño reparador y profundo, y ayudará a deshincharte mientras duermes. O tomar durante el día, y bajar el nivel de estrés.